Hotel Sable d'Or Sete
Hotel Sable d'Or Sete
Hotel Sable d'Or Sete
Hotel Sable d'Or Sete

Para encontrar cerca del hotel Sables d'Or en Sète

Si desea alternar playa y descubrimiento de Sète:

Podrá dar una vuelta a lo largo de los canales del centre-port (y eventualmente ver los torneos de justas que reflejan el alma de Sète) o caminar en busca de la iglesia de St Louis, de la capilla de Notre Dame de la Salette…

Después,  diríjase a «le quartier haut» que le ofrecerá un poquito de aire de Italia...  Sin olvidar el Belvedere del monte St Clair que culmina en 183 metros y que le ofrece unas preciosas vistas de la ciudad y del mar.  Desde el bosque patrimonial de las piedras blancas, le espera una panorámica excepcional de la albufera de THAU y de las antiguas salinas.

Al bajar, pasará probablemente delante del cementerio marino que domina el mar…

Si, además, desea combinar ocio y cultura, dispone de exposiciones permanentes o temporales en los museos de la ciudad (espacio Georges BRASSENS, museo Paul VALÉRY, museo del mar, museo internacional de las artes modestas…)

Para culminar sus vacaciones, podrá dar un paseo en barco, practicar actividades deportivas náuticas o participar en uno de los numerosos festivales a partir de abril...

Más allá de Sète, vaya a descubrir Marseillan-ville, agradable pueblecito de pescadores a orillas de la albufera de THAU y visite las bodegas de Nouilly-Prat (aperitivo local), los ostreros, sin olvidar un paseíto en el pequeño puerto que le permitirá tener una bonita panorámica de la colina de Sète.

Si la naturaleza le llama, acudirá necesariamente a la desembocadura del canal du midi en la punta de los «onglous», entre Marseillan-ville y Marseillan-plage.

Un poco más lejos, encontrará Béziers y sus esclusas de Fonseranes.

No se olvide de Pézenas, la ciudad de Molière, con sus representaciones de teatro, sus exposiciones y su bonito mercado de los sábados. En julio y agosto, cada miércoles y viernes, los artesanos abrirán por la noche sus puestos para permitirle descubrir su arte.

Para los enamorados de los grandes espacios y de la tranquilidad, le proponemos: ¡¡¡el lago del Salagou y Saint-Guilhem-le-Désert!!!

HÉRAULT y LANGUEDOC guardan aún mil y un tesoros que estaremos encantados de enseñarle!!!

Web site Office de tourisme de Sète